.

 

La TDT en Estados Unidos

Orígenes La TDT empieza Estados Unidos en 1996 gracias a la FCC (Federal Communications Commission), que aprueba el estándar de televisión digital propuesto por el ATSC (Advanced Television Systems Committee). Establece los plazos de implantación, con el inicio de emisiones para mayo de 1999. Este proceso debía concluir con el apagón analógico, fijado para diciembre de 2006 ó cuando el 85% de hogares tenga capacidad para recibir la señal TDT.

Por imperativo legal, los broadcasters se ven obligados a migrar del sistema tradicional de difusión analógico hertziano terrestre a un sistema digital que emplea el estándar ATSC, norma fruto del deseo de creación de la Gran Alianza por parte de la Administración, esto es, unificar los esfuerzos de investigación para mejorar la televisión en color NTSC, con el propósito de saltarse el estadio intermedio de tránsito analógico-digital. En 1992, Estados Unidos apuesta por el "todo digital", que desactiva la implantación de los estándares de televisión analógica de alta definición de Europa y Japón, y devuelve a Estados Unidos el liderazgo.

La injerencia del Estado en la regulación del sector es muy acusada y responde a sus intereses de hegemonía económica e industrial, y de carácter estratégico.

El tránsito de un sistema de televisión a otro supone una revolución para la industria electrónica de equipos de producción y difusión, y sobre todo para la rama electrónica de consumo, encargada de producir equipos de recepción, terreno abandonado por la industria estadounidense en casi todo su territorio. Por tanto, el escenario digital supone un relanzamiento de diferentes ramas de la industria electrónica.


Formatos de la TDT La TDT afecta a todos los elementos implicados en el proceso televisivo. Obliga a digitalizar todo el proceso, lo que implica una renovación de los equipos de producción y de difusión (a cargo de los broadcasters) y de los equipos de recepción (a cargo de los usuarios). La TDT puede aprovechar la red de difusión de la televisión analógica, cambiando los emisores y adaptando las antenas analógicas.

El estándar americano ATSC define sus formatos de emisión en función del número de líneas de la imagen y la forma en que las líneas se presentan en la pantalla.


Protagonismo de los broadcasters Estados Unidos toma un modelo de implantación del TDT que se sostiene sobre los broadcasters existentes. Para ello, le atribuye a cada uno una licencia para explotar un canal analógico, un canal digital de 6 MHz, de manera gratuita con la condición de que cumpla el objetivo del "Apagón analógico". En ese momento, los broadcasters devuelven al Estado las frecuencias que ocupaban para emitir en analógico, que se destinarán a nuevos usos y servicios.

A pesar del comienzo positivo (los broadcasters sobrepasan los plazos de la FCC y aceleran el proceso), surgen problemas para seguir cumpliendo las expectativas de implantación, debido a los altos costes de equipos de producción y transmisión, y a dificultades técnicas.

Así pues, el regulador flexibilizó las exigencias y aplazó la obligación de emitir totalmente en digital. Las estaciones comerciales sólo están obligadas a operar en simulcast (programación analógica que debe ser emitida simultáneamente en digital) en el prime time.


Obstáculos a la implantación de la TDT El proceso no se detiene y el índice de digitalización de las cadenas comerciales es elevado. Con todo, la escasa penetración de la TDT en el mercado no puede atribuirse a la falta de cobertura en las emisiones, sino a la peculiar configuración del mercado televisivo en Estados Unidos.

Los broadcasters se encuentran con otro problema: la mayoría de sus espectadores les recibían a través de otros soportes de difusión multicanal (uno de cada cuatro hogares recibía las señales de las cadenas comerciales analógicas terrestres por medio de su antena). Por eso, reclamaron una norma Must carry, que obligara a los operadores de cable a incluir en su paquete de abono las señales de las estaciones broadcaster.

La FCC no dispuso la norma, por lo que los operadores de cable siguen resistiéndose a cargar la señal digital de los broadcasters en su servicio de manera gratuita. El escaso compromiso por parte del cable dificulta la implantación efectiva de la TDT.

Otro obstáculo es la escasa disponibilidad de equipos de recepción en el mercado. En 2003, sólo el 6% de hogares disponía de equipos de visionado digitales. Este escaso parque subraya la importancia de obligar a los sistemas de cable a cargar las estaciones de TDT.

Por su parte, la FCC dio un importante impulso a la multiplicación de televisiones con sintonizador de TDT incorporado, aprobando la propuesta de fabricar televisores digitales que reciben señales de televisión digital conectados directamente al cable, denominados plug and play.


Contenidos Había que tomar diversas decisiones: si se seguía una política progresiva de difundir en digital los mismos contenidos que en analógico, el número de horas y la emisión en Televisión de Alta Definición (HDTV) o SDTV (y, en este caso, en qué aprovechar el ancho de banda sobrante). Las tres grandes redes de televisión (ABC, CBS y NBC) apostaron por la HDTV, mientras que la Fox se decantó por la emisión de SDTV en relación de aspecto 16:9 (EDTV o Enhanced Definition Television).

Así, la propuesta dominante en Estados Unidos es privilegiar una mayor calidad de imagen y sonido, antes que multiplicar la oferta de programas.


Contenidos en Alta Definición ABC: primera gran cadena en inaugurar las emisiones de televisión en HD, en noviembre de 1998. Progresivamente fue incrementando su oferta de HDTV, introduciendo programas de ficción y emitiendo eventos deportivos y especiales. En la temporada 2002-2003 emitió gran parte de su prime time en HD (16 horas semanales), con una oferta compuesta básicamente por ficción. Los programas informativos y los reality que complementan su prime time no se emiten en HD.
CBS: tiene una oferta de 24 h semanales de programas en HD. En junio de 2001, fue el primer network que incluyó la HDTV en el day time. Además de la ficción, utiliza la HDTV para las retransmisiones deportivas de grandes competiciones y eventos destacados.
NBC: primer network en dotarse de un estudio completo para la realización de un programa en directo (talk show) de TDT en HDTV en 1999. Introdujo la ficción en su apuesta por la HD, además de manifestaciones deportivas. Planea incrementar su oferta en eventos especiales, deportes y cine o telefilmes.
Las tres grandes cadenas recurren a los mismos macrogéneros para su emisión en HDTV, apostando por:

Ficción: serie y sitcom (comedia de situación), en detrimento del serial y el cine.
Deportes: retransmisión en directo de grandes eventos deportivos.
Show: especiales, ceremonias de premios.
En estas cadenas, los informativos no gozan de la HD, al contrario de lo que sucede en la televisión pública, que centra su oferta de HDTV en este género.


HDTV como motor de la TDT La estrategia de implantación de la TDT se apoya en las emisiones en HD, aplazando para el futuro el uso de otras ventajas, en espera de que madure el proceso mismo, y de que los televisores digitales estén dotados de mecanismos eficaces para la interactividad.

Un síntoma de la fuerza competitiva de HDTV es que los operadores de satélite y cable se han lanzado a la oferta de emisiones y canales de HD. Parte de la resistencia a aceptar la norma must carry radica en proteger el lanzamiento del negocio de la HDTV sobre el cable. El cable y el satélite se han aprovechado de la revolución digital estimulada por la migración de la televisión analógica a la TDT, siendo el segundo el más beneficiado, con un notable incremento de suscriptores.

Los macrogéneros dominantes en la oferta de estos operadores son la ficción y el deporte, con una considerable presencia de la información e incluso alguna incursión en servicios avanzados y de carácter interactivo.


Futuro incierto La TDT en Estados Unidos se utiliza por la Administración para estimular a las industrias audiovisual y electrónica, y adquirir el liderazgo de la revolución digital. La decisión de acotar el proceso, poniendo plazos al "apagón analógico" y dando el protagonismo a los broadcasters ya existentes un efecto potenciador, que permite asumir los costes de la digitalización desde una posición de cierta estabilidad.

El compromiso de los broadcasters se traduce en el elevado grado de cobertura alcanzado en la difusión de TDT, que no debe confundirse con la penetración efectiva, que aún es residual por dos razones: la lentitud con la que los usuarios adquieren televisores digitales debido al elevado coste del equipo y a la escasa oferta de contenidos, y el elevado número de hogares que reciben los canales de televisión analógica a través de algún sistema de distribución multicanal. Dada la enorme penetración del cable, éste es el principal problema para alcanzar los objetivos de penetración y, por tanto, el must carry es indispensable para poder llegar al "apagón analógico".

La opción de tomar la HDTV como elemento dinamizador promueve la apuesta de otros operadores para competir en el terreno de la TDT, dejando en segundo plano la oferta de servicios innovadores de carácter interactivo. Actualmente la tremenda aceptación y éxito de la HDTV (tanto que a partir de 2007 será obligatoria) hacen que la implantación esté asegurada.





 

INICIO | TV DIGITAL | NOTICIAS | HARDWARE | PRESTADORES | TECNOLOGIAS | LINKS | CONTACTO

2008 - TelevisionDigital.TV - La nueva televisión

Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de TelevisionDigital.TV. El objetivo de TelevisionDigital.TV es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de TelevisionDigital.TV como fuentes de información.